¿Por qué Villa de Madrid?

El artículo 5 de la Constitución denomina así a la capital de España como un guiño histórico, a lo largo del tiempo se la conoció popularmente como villa por sus orígenes, el nombre completo sería algo así como "Muy noble, muy leal, muy heroica, imperial y coronada Villa y Corte de Madrid". Habiendo ya remarcado que se decidió hacer constar de esta forma en la Constitución por una cuestión histórica, ello nos lleva a lo interesante de conocer más sobre Madrid y profundizar en sus orígenes.

HISTORIA DE MADRID

A diferencia de otras ciudades conocidas que fueron relevantes en épocas romanas o incluso más antiguas, no es el caso de Madrid, que inició su andadura allá por el siglo IX cuando algunos musulmanes se establecieron en lo que era una pequeña elevación junto al río. Se la llamó Magerit y curiosamente el territorio que abarcaba en esos tiempos, era justo lo que hoy en día sería el Palacio Real. El único trozo de muralla que se ha conservado se puede ver en el Parque de Mohamed, que es una pequeña plaza detrás de la Almudena.

Magerit, villa de Madrid

En 1083 Alfonso VI se la arrebató a los musulmanes y se mantuvo como un pueblo del Reino de Castilla, se estima que al final de su etapa árabe tenía unos 12.000 habitantes. Al caer Toledo, las ciudades y pueblos de los alrededores como Madrid, cambian de manos de forma amable, algunos de sus habitantes se quedan sometiéndose a los nuevos dirigentes, estos musulmanes que vivían bajo dominio cristiano eran los llamados mudéjares.

A medida que las batallas se alejan y deja de ser una zona fronteriza, se puede empezar a desarrollar la vida más tranquilamente y evolucionar. Podría decirse que Alfonso VIII en 1202 dotó a Madrid de su primer fuero, unas normas y un funcionamiento político organizándose por barrios. Se consideraba una villa con aldeas alrededor, como si fuera una especie de comarca. Hay que ponerse en situación de que todavía a esas alturas, estamos hablando de un pueblo disputándose entre madrileños y segovianos los dominios de las tierras del Manzanares para que pastara el ganado o por temas de agricultura.

LLEGAN LOS REYES CATÓLICOS

Aunque Madrid se posicionó contra Isabel la Católica, una vez esta tomó el mando, no hubieron represalias contra la ciudad. Anteriormente a los Reyes Católicos los territorios estaban divididos, nobles y obispos ejercían libremente su poder en cada zona según les interesaba. Tanto se habla de Isabel y Fernando porque se encargaron de unificar y controlar la península bajo un mismo gobierno. Fue en 1477 que por primera vez los Reyes Católicos visitaron la villa de Madrid y se instalaron para ello en el Palacio de Laso.

Los Reyes Católicos

A finales del siglo XV, considerando los efectos de la peste y las diferentes guerras, la villa se mantiene en esos 12.000 habitantes, extendiéndose sus límites hasta lo que ahora sería la Plaza Mayor. Llegamos a Carlos I, nieto de Isabel y Fernando, a la vez que nieto del emperador Maximiliano I, al unir estas dos líneas España pasaba a ser un imperio global. Decidió remodelar lo que era el alcázar de la villa para que este se pareciera más a un palacio, convirtiendo Madrid en una residencia regia.

LA CAPITAL DE FELIPE II

Felipe II, hijo y heredero de Carlos I, llevó al imperio español a su máxima expansión durante su reinado. El Rey intervenía cada vez más en todos los asuntos, para ello requería de una corte que le ayudaba y que debido a su gran tamaño resultaba complicado llevar a cabo los constantes desplazamientos. Es aquí cuando viene la gran decisión de establecerse en un punto fijo, una capital. Felipe había nacido en Valladolid, también Toledo era una ciudad importante, pero esas ciudades igual que el resto de ellas contaban ya con personajes poderosos que le disputarían el control. En un giro inesperado y haciendo reflejo de la inteligencia que le caracterizaba, en 1561 decide establecer su corte en Madrid, centro geográfico de la península y además un pueblo donde habiendo pasado gran parte de su infancia y los habitantes le eran fieles a él. Podría empezar desde cero.

Esto transformó totalmente Madrid, que a final del siglo XVI se había multiplicado y contaba con cerca de 100.000 habitantes. Todos ellos relacionados con la vida cortesana, tan exagerado era el cambio que la ciudad apenas podía sostener ese crecimiento. Se extiende hasta lo que hoy sería el Museo del Prado, también en esa época se construye el Escorial, la Casa de Campo y mucho más.

Dibujo Madrid antiguo

Mantener un imperio tan enorme y las diferentes guerras acaban llevando a la pobreza total, el siglo XVII se convierte en época de decadencia económica. Con Felipe III se construye la Plaza Mayor, centro de la vida madrileña, también el Ayuntamiento en la Plaza de la Villa. Se disparan las construcciones, pero de una forma caótica, durante el reinado de Felipe IV se construye el Retiro para el disfrute y descanso del Rey. Aunque cada vez es mayor la bancarrota en la que se va viendo inmersa la ciudad y el imperio en general.

LOS BORBONES

Carlos II muere en 1700 sin descendencia, esto desencadena un conflicto sucesorio que perdurará por los tiempos venideros, pero que deja como heredero a Felipe V, nieto del Rey Borbón de Francia Luis XIV. Cuando el monarca llega a ese Madrid tan caótico comparado con Versalles, decide reformar el Palacio Real, obra que será concluida en 1764 por Carlos III. Se extiende esa idea al resto de nobles que también optan por querer vivir en sus buenos y vistosos palacios.

Palacio Real España

En esta tesitura, a finales del siglo XVIII, la inmigración empobrecida lleva a Madrid hasta los 200.000 habitantes. Perdura una constante dificultad para sanear la ciudad por motivos de orden e higiene, además del aumento de la delincuencia. Sin muchos cambios podemos llegar hasta la Guerra de la Independencia (1808), que trae a José Bonaparte, hermano de Napoleón a gobernar en la capital. Habitualmente se habla de lo referente a la guerra y los conflictos con el pueblo español, pero lo que no es tan mencionado es que fue José Bonaparte quien después de tantos siglos tuvo la visión de querer remodelar y modernizar la estructura urbanística de Madrid, un cambio que ya venía siendo muy necesario para poder avanzar.

Cibeles nieve

Una vez que se fueron calmando las aguas y más allá de la pobreza que se arrastraba con tantos conflictos, el pueblo iba tomando como una especie de conciencia de no querer ser súbditos más. A partir de aquí llega en 1812 la primera Constitución de Cádiz y se inicia un ir y venir de luchas entre absolutismos y revoluciones, hasta lo que es la era actual.

MADRID PLURICULTURAL Y COSMOPOLITA

En lo referente a Madrid, a lo largo del siglo XIX se acepta definitivamente su capitalidad y en este periodo pasa de 200.000 a 500.000 habitantes. Arranca la industria en España, el ferrocarril, la desamortización de Mendizábal, etc... llevando a un estilo moderno próximo al que conocemos hoy en día. Durante el siglo XX su población alcanza los 3.000.000 de habitantes y sigue creciendo.

Nos encontramos entonces con esa Villa de Madrid que apenas superaba los diez mil habitantes en el año 1500 y ahora es con diferencia la ciudad más grande y habitada de España. Un caso cuanto menos interesante, un punto de unión donde se juntan generaciones de personas procedentes de todos los puntos del país e incluso del mundo, una ciudad pluricultural y cosmopolita donde las haya.

Madrid Castellana

Madrid skyline

Madrid Gran Vía